12936626_1137416342969402_6245728495157589687_n

Las quemaduras que sufrió un recién nacido de San Juan Nepomuceno durante su traslado a un centro de mayor complejidad no revisten gravedad y abarcan un mínimo porcentaje de su piel, según la Dra. Rosana Fonseca, del Hospital Materno Infantil San Pablo.

El pequeño nació el pasado 28 de marzo, con solo ocho meses de gestación, pues la madre presentaba una importante hemorragia. Al momento de nacer, tenía 2,520 kilos, precisó a ABC Cardinal la Dra. Fonseca. A raíz de la dificultad respiratoria que presentó luego de su nacimiento, era preciso su traslado del Hospital Distrital de San Juan Nepomuceno a un nosocomio que cuente con el soporte respiratorio para el niño, es decir, al Regional de Caazapá.

Justamente durante ese traslado, en el afán de proveerle calor al niño, se usaron ciertos medios que le provocaron quemaduras en el muslo derecho, en este caso una botella con agua caliente. “Como el tamaño de la manito de la criatura es el tamaño de la quemadura”, expuso la profesional del Materno Infantil de San Pablo, donde se encuentra ahora el niño.

Fue quemadura de segundo grado, que abarca el 3% de toda la superficie corporal. “Ya se había dejado de utilizar las botellas y los guantes con agua caliente como métodos para dar calor a los recién nacidos, por el riesgo que representa; para ello se crearon incubadoras especiales. Son muy raros estos casos en realidad”, puntualizó.

EmisoraliderLOCALES
Las quemaduras que sufrió un recién nacido de San Juan Nepomuceno durante su traslado a un centro de mayor complejidad no revisten gravedad y abarcan un mínimo porcentaje de su piel, según la Dra. Rosana Fonseca, del Hospital Materno Infantil San Pablo. El pequeño nació el pasado 28 de marzo,...